.post-body{ font-size:08px; /* puedes modificar 12 por lo que mas se ajuste a tu blog */ }

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Labels


Toni Kroos saluda a la afición del Santiago Bernabéu‘Football Leaks’ revela el contrato de Kroos en el Real Madrid

Football Leaks persiste en su intento de remover los cimientos del fútbol. El portal ruso desveló recientemente parte del contrato de Toni Kroos en el Real Madrid: el alemán percibe 10.9 millones de euros por temporada, lo que le coloca como el tercer mejor pagado de la plantilla blanca, solo por detrás de Cristiano Ronaldo y Gareth Bale.

Este portal revela también una cláusula incluida en el contrato de Kroos por la cual el ex del Bayern de Múnich recibiría 1.8 millones de euros más si es nominado entre los finalistas al Balón de Oro. El Madrid fichó al centrocampista alemán en 2014 por una cantidad cercana a los 30 millones de euros justo un año antes de que finalizara su contrato con el Bayern y que el jugador quedara libre. 

No es la primera vez que ‘Football Leaks’ desvela información del Real Madrid. Hace unas semanas, este portal sacó a la luz el contrato de traspaso de Gareth Bale por una cantidad de 99.749.542 euros, más un canon de solidaridad de 1.015.875. En total, 100.759.417 euros, más de lo que se pagó por Cristiano Ronaldo. El club blanco sólo reconoció un pago de casi diez millones inferior y es que en el apartado 15 del acuerdo, exigió ser el único en informar a la Prensa de que el precio pagado era de 91.589.842 euros.
 
CASO SLAUGHTER

El Fuenlabrada comprobó los pasaportes falsos y actuó, el Madrid siguió adelante

El club blanco no se enteró o no se dio por enterado mientras la entidad fuenlabreña abría una investigación

Mientras el Real Madrid sí utilizó el pasaporte falso de Guinea Ecuatorial del pívot estadounidense Marcus Slaughter, el Montakit Fuenlabrada tomó una serie de medidas preventivas que le llevaron a retirar el documento presentado por el alero Andy Panko, un pasaporte que era de la misma nacionalidad y tenía el mismo número que el de Slaughter. ¿Cómo lo hizo el club fuenlabreño, que nunca hizo jugar a Panko sin los papeles en regla? ¿Por qué el Madrid no tomó la misma resolución que su vecino? 

Según ha podido averiguar , el Fuenlabrada recibió una llamada de la Federación Española en la que le advertía de que los dos pasaportes tenían el mismo número, con lo que era evidente que alguna cosa no cuadraba.


Zach LaVine, campeón del concurso de mates

Zach LaVine, a repetir título en el Slam Dunk Constest

Zach LaVine finalmente estará presente en el Slam Dunk Contest del All-Star 2016. Según informa Yahoo! Sports, el concurso de mates de la fiesta de las estrellas contará con el actual campeón, que tendrá que competir con Andre Drummond (Detroit Pistons), Will Barton (Denver Nuggets) y Aaron Gordon (Orlando Magic) como rivales para volver a coronarse.

A falta de confirmación oficial por parte de la NBA el duelo de dunkers contará sólo con un jugador por encima de los dos metros y diez centímetros de altura. Los 2.13 de Drummond superan con creces el 1.96 de Barton y LaVine y los 2.06 de Gordon.


viernes, junio 22

El deporte y la política.




El deporte y la política tienen una relación tan estrecha, tan íntima, como… bueno, como Alemania y Grecia, cuyos seleccionados de fútbol juegan este viernes en Gdansk en cuartos de final de la Euro 2012.




En este preciso momento, las vicisitudes económicas y sociales de la crisis del euro y de la Unión Europea han llevado a muchos griegos a sentirse constreñidos por los alemanes, y algunos altavoces políticos han llegado a comparar esa presión con la ocupación y la prepotencia nazi durante la guerra mundial.




Semejante disparate es habitual en el deporte más popular del mundo, justamente por eso, porque siendo popular se presta a la manipulación.

Lo crucial es distinguir entre dos preposiciones: si el llamado deporte de masas es del público o para el público…

El de hoy no es el primero ni será el último encuentro deportivo que se juega también en el plano político y social. Lo que cambia son las repercusiones.




Algo es indudable: el deporte puede fastidiar tanto como la política. El escritor catalán Manuel Vázquez Montalbán encontró una imagen perfecta: "el deporte de masas es una válvula de escape para malos gases retenidos en el bajo vientre de la sociedad".

En este artículo recorremos algunos ejemplos de eventos deportivos y las razones de su desborde en la cuenca política.




Nazismo y fascismo

Hitler y Mussolini supieron del valor del deporte para impulsar el orgullo nacional e identificarlo con sus gobiernos.

El dictador italiano se fortaleció con el prestigio que le proporcionaron los dos títulos mundiales (1934 y 1938) ganados por el seleccionado nacional de fútbol, mientras que el alemán convirtió los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 en recordatorio y símbolo de la vitalidad de su régimen y su credo.


En el mundial de 1934, realizado en Italia, Mussolini se encargó de seleccionar personalmente a los árbitros y asistió a todos los partidos jugados por el equipo nacional, en el Stadio Mussolini. Cada victoria era suya.

En Berlín también se coronó el fútbol de Mussolini, en final ante Austria (país natal de Hitler) mientras que Alemania, cuyos jugadores llevaban la cruz esvástica en el escudo de la camiseta, cayó en cuartos de final ante Noruega, país ocupado luego por las tropas alemanas.

"Ganar un partido internacional", decía Goebbels, el ministro de Propagand
a, "es más importante para la gente que capturar una ciudad".
El atleta estadounidense negro Jesse Owens sofocó el trueno del racismo nazi al quedarse con cuatro oros: 100 y 200 metros, salto en largo y 4x100m.
Esto tuvo un llamativo contrapunto en el boxeo: el alemán Max Schmeling, que en 1936 derrotó en Nueva York al estadounidense Joe Louis, fue ensalzado copiosamente por el régimen nazi (y el Ku Klux Klan), pero la adoración se convirtió en desprecio al año siguiente, cuando Louis, ya campeón mundial, noqueó a Schmeling en el primer round.
Fue, se ha dicho, el nocaut más significativo de la historia del deporte.
Posteriormente, los regímenes militares brasileño y argentino aprovecharon políticamente los éxitos de los respectivos seleccionados de fútbol en torneos internacionales. El caso más notorio fue el Mundial de 1978 en Argentina.
 




La política del deporte




Más interesante aún que la enumeración y hasta las razones, es la alineación de las fuerzas que politizan el deporte, o mejor dicho, que reconocen la naturaleza política del deporte.
El escritor catalán Manuel Vázquez Montalbán (1939-2003) explicó en un prólogo de 1972 al libro "Política y deporte", de Luis Dávila, que "la derecha se muestra propicia al desarrollo deportivo por una serie de motivaciones: raciales (mejora la raza), integradoras (crea en el ciudadano espíritu de participación en el "éxito" como categoría), evasivas (canaliza la agresividad social por el vehículo activo de la práctica o por el vehículo pasivo de la contemplación interesada del espectáculo deportivo)".
Y agregaba: "la izquierda critica el deporte por todo lo que lo elogia la derecha; en definitiva, por su conversión en instrumento del poder represor o integrador para la integración y paralización de las masas".
Muchos intelectuales de izquierda han renunciado a (o por lo menos atenuado) esa actitud crítica en las últimas décadas, persuadidos por gente como Vázquez Montalbán y el uruguayo Eduardo Galeano, autor de El fútbol a sol y sombra (1995), ambos apasionados seguidores del fútbol.
Vázquez Montalbán atribuía esta reconciliación de los intelectuales con el deporte al "debilitamiento de la sublimación formal del fascismo", en una típica estocada suya al poder franquista, en una época en que "el deporte es (era) la única participación épica legalizada de nuestro pueblo".

BBC Mundo




Según algunos historiadores, los orígenes de las fiestas de Carnaval se remontan a las antiguas Sumeria y Egipto, hace más de 5,000 años, con celebraciones similares en la época del Imperio Romano, desde donde se difundió la costumbre por Europa, siendo traído a América por los navegantes españoles y portugueses que nos colonizaron a partir del siglo XV.


La celebración del Carnaval tiene su origen probable en fiestas paganas, como las que se realizaban en honor a Baco, el Dios del vino, las saturnales y las lupercales romanas, o las que se realizaban en honor del buey Apis en Egipto.






SS_1182_Misted